En esta ocasión, nuestro recorrido gastronómico nos ha llevado hasta uno de los países más cercanos al nuestro, y nos hemos acercado un poquito más a Francia y a su famosísima cocina.

Como en otras ocasiones, nuestras cocineras prepararon un delicioso menú al más puro estilo galo, en el que no faltaba un delicioso pastel de verduras junto a una riquísima carne con puré de manzana, y rematado con un mousse de chocolate. Todo ello, ambientado en un precioso comedor, que nos hizo imaginarnos paseando por las calles parisinas, sus cafés y reposterías y donde pudimos apreciar y degustar otros famosísimos platos franceses, donde no podían faltar sus olorosos quesos y suavísimos patés.

Pero además, nuestras profes de infantil, aprovecharon para explicarnos algunas de las cosas más importantes del país vecino y sus grandes monumentos, e hicimos varias actividades en las que, sin duda, fue protagonista su famosísima Torre Eiffel. Los más pequeñitos la pintaron e hicieron unos bonitos marca páginas, los niños de 4 años se convirtieron en verdaderos ciudadanos parisinos ataviados con sus simpáticos bigotes y sus elegantes boinas, para retratarse y conservar así un bonito recuerdo, y los niños de 5 años se convirtieron en verdaderos artistas del barrio de Montmartre y plasmaron su visión más particular de la famosísima Torre parisina.

Próxima parada….