En esta práctica con 4° de ESO y 1° de Bachillerato pudimos extraer ADN de las frutas ¡y observarlo a simple vista! Tuvimos que tener cuidado de que no se degradara por las enzimas naturales de la fruta. Además, los más hábiles pudieron enrollar el ADN en una varilla. Los afortunados obtuvieron mucha cantidad de ADN. ¡Qué emoción!